​Pablo Iglesias se carga los estatutos fundacionales de Podemos

Carmen P. Flores

Hace tan solo unos días que Pablo Iglesias era ratificado -¿alguien lo dudaba?- como secretario general de Podemos con el 92,19% de los votos de sus “militantes” y la participación más baja en la historia del partido. Una tercera Asamblea que se ha realizado telemáticamente por el confinamiento del Covid-19.


El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, durante el Congreso de Vistalegre II en 2017


Podemos que irrumpió en la política como un partido nacido del movimiento social, del 15M, era la gran esperanza de cambiar las formas y el fondo de la política. Promesas atractivas como la limitación de mandatos, prohibición de ostentar más de un cargo, limitación de sueldos de los cargos públicos a tres veces el salario mínimo interprofesional, consultar a las bases los acuerdos antes de firmarlos y una larga lista que parecía la gran revolución democrática, transparente y única. Al final, la lista de Pablo Iglesias es gemela a la de buenas intenciones que hacemos todos al principio de cada año y  que el noventa por ciento no se cumplen. Claro que la política, se entiende que es algo más serio que hacer trampas en solitario.


Como era previsible, el líder morado ha fulminado las dos grandes promesas fundacionales del partido: la limitación de dos mandatos, eliminar el tope salarial y la duplicidad de cargos. ¿Por qué lo ha hecho Iglesias, por algo tan sencillo como que el poder gusta mucho y el dinero más aún? Ya se saltaron los estatutos, el matrimonio Iglesias & Montero, cuando entraron a formar parte del gobierno y no renunciaron a sus escaños, solo miraron para otro lado y no pasó absolutamente nada. Ya se sabe las consecuencias para los que intenten abrir la boca y expresen alguna crítica a las actuaciones de la pareja agraciada con la lotería. La estrategia "del coletas" no es otra que la de perpetuarse en Podemos, como en su día hiciera el bolivariano Chaves, que solo la muerte le apartó del poder, pero ya tenía elegido su sucesor.


A Pablo Iglesias le han colgado muchos títulos, pero el que más le viene al dedo es el de rey de la guillotina porque por ella han pasado todos aquellos compañeros fundacionales de Podemos que han osado tener criterio propio y discrepar de el. La democracia en Podemos es la misma que emplea Maduro. El líder podemita está dirigiendo el partido con solo el 10% de los votos de los inscritos, ¿se llama a eso liderar democráticamente un partido? Dirigir con  10% de apoyo de las bases  es un fraude a la democracia y  debería llevar a una profunda reflexión de lo que está sucediendo en el partido de la pareja Iglesias& Montero que entraron en la política para salvar a todos y darles una vida mejor, y a fecha de hoy, a los únicos que han salvado son a ellos mismos que han visto como han pasado de vivir en un piso pequeño, a hacerlo en un casoplón que para sí quisieran muchos de sus votantes.


 Hasta ahora, solo en Latinoamérica las parejas estaban unidas también en los gobiernos: el presidente de Nicaragua Daniel Ortega y su toda poderosa mujer, Rosario Murillo, vicepresidenta también en su gobierno. Ortega vino también de las bases del pueblo, líder de los sandinistas que se transformó al poco tiempo de entrar en el gobierno y ahora está siendo cuestionado por aquellos que le votaron. El matrimonio Cristina y Néstor Kirchner, que cuando murió Néstor, Cristina le sucedió en la presidencia. Está comprobado que los que dicen defender al pueblo, lo que hacen es valiéndose de él, se perpetúan en el poder y disfrutan de las prebendas que ello comporta.


Ser líder de un partido con solo el 10% de sus votantes¿ es ético?, ¿a nadie se le cae la cara de vergüenza? La vergüenza no la han tenido nunca. La democracia es otra cosa bien distinta a la dedocracia impositiva de Iglesias & Montero. Con estos grandes defensores de la  democracia, a lo único que puede llegar  este país es al más estrepitoso fracaso. ¿Se habrá enterado el presidente Sánchez?

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.



Más autores

Opinadores
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH