martes, 30 de noviembre de 2021

El urbanismo pulpo

Purificació González

Los planes de construcción masiva de viviendas son un recurso que algunos usan para aumentar los ingresos en tiempos de crisis. Nos encontramos en uno de esos momentos, justo ahora, tras aprobarse el nuevo Plan Metropolitano de uso del suelo de Barcelona que databa de 1976.  Muchos municipios de diferente signo político tienen vía libre para dar rienda suelta a su afán recaudador-constructor, en el segundo año de esta legislatura.



Urbanismopulpo



La gente corriente no conoce la diferencia  entre una vivienda de protección oficial y una vivienda social. Pero las personas sí cuentan con un sexto sentido para detectar cuando alguien se lo “lleva”. Quizás porque somos el país de la picaresca.


Algunas personas han nacido para hacer las cosas de esta manera, llevan muchos años haciéndolo, y  su red, en algo que han convertido en un arte, apelando a las emociones, hace pasar por algo, lo contrario de lo que es, a la luz del sol y a la vista de todo el mundo. Si un día tienen la oportunidad de ver todas las fases de un plan urbanístico, comprenderán como funciona esta obra de teatro y ver a todos sus actores en acción. Harán un master en miserias humanas, en ese mundo que caracteriza tanto el cine, y que es tan real como el respirar.


Cuando en una población, se empiezan a mover más de un plan urbanístico a la vez o un plan urbanístico de grandes dimensiones en el período de una legislatura ( 4 años), cuando les prometan cubrir una ingente cantidad de necesidades sociales en base a vivienda de protección oficial que no vivienda social, estamos claramente ante el urbanismo pulpo. Y entiendan lo de pulpo con todos los significados posibles, en un juego de sudoku de matemática urbanística básica.


En el urbanismo pulpo se necesita siempre alguién dispuesto o dispuesta a firmar lo que se le pongan por delante, sin hacer preguntas,  aún a sabiendas de las consecuencias de sus actos para sus vecinos, en un futuro no muy lejano, e ignorando las que esa persona asume sobre sus espaldas. Suelen ser personas que piensan en el corto plazo, y a final de mes cobran, cobran muy bien. Confían en que estará bien engrasada la máquina de lo que muchas veces se conoce como una presunta red clientelar. Y esta funciona como una máquina, aunque hay ocasiones, donde se suelta algún tornillo y el tren descarrila. Sí, pocas veces, pero ocurre, es el exceso de confianza del conductor del tren que escatima en mantenimiento.


Y algunos argumentarán que exagero y que lo que les relato es un gran cuento y seguro que tienen razón, toda la razón del mundo, mucha, poca o ninguna. El caso es, que tenga la razón quién la tenga, el urbanismo pulpo vuelve y prepárense porque no van a respetar ni un solo pulmón verde en estos tiempos del cambio climático.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.



Más autores

Opinadores
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH