Kuala Lumpur, vislumbre en pandemia

Edmundo Font
Diplomático

Edmundo font 3

He viajado 16,667 kilómetros, durante más de 35 horas de avión, incluidas las de una larga escala nipona, para llegar a una ciudad de talante futurista en el Sudeste Asiático, con mezcla de estilos arquitectónicos milenarios: malayos, islámicos, hindúes, mogules, chinos, y de restos coloniales portugueses, neerlandeses y británicos, en la interpretación de su deslumbrante modernidad. Y apenas he podido caminar por Kuala Lumpur una hora diaria, en un radio de tres kilómetros, luego de haber pasado por una cuarentena de dos semanas, sin asomarme siquiera a su más célebre tarjeta postal, la imagen de las que siguen siendo las torres gemelas más altas del mundo (individualmente ya las superó el edificio Taipei).


Patronas del paisaje de la capital de Malasia, las PETRONAS, de 88 pisos y 452 metros, asemejan una estructura tan simple y natural como las torrecitas de castillos que de niños hacíamos a la orilla del mar, dejando colar entre nuestras manos, vueltas embudo, los chorros de arena mojada, con consistencia de sal. Y sin embargo, su creador, un ilustre arquitecto latinoamericano, compatriota de Borges (a quien su obra le hubiera encantado), se inspiró en una geometría de múltiples tradiciones sagradas: la estrella de ocho puntas de Khatam Suleiman, adicionando una especie de lóbulos semi circulares que la acaban rematando en doce puntas. El basamento de Pelli tradujo en acero, concreto y vidrio la estrella de la diosa Lakshmi, además de la de Rub el Hizb, que ya encontramos en el apogeo de la Alhambra.


Cesar Pelli, el genial arquitecto argentino nacido en Tucumán, y nacionalizado norteamericano, recibió, entre otros galardones, el Premio Aga Khan de Arquitectura; el reconocimiento a la Vida y Obra, otorgado por CEMEX, y el Premio Konex, como uno de los autores más destacado de las artes visuales argentinas. Sus trabajos más emblemáticos, antes de su obra cumbre en Malasia -en todos los sentidos- fueron los estudios para la renovación del Museo de Arte Moderno de Nueva York, el World Financial Center y el Winter Garden. Y en América Latina, el edificio comercial más grande y la torre más alta, en Santiago de Chile.


Edmundo font 2

@ Edmundo Font


Esta ansia de vuelo, con aspiraciones de Ícaro, tiene en Pelli, no obstante, un extraordinario contraste: su colaboración en el taller-estudio de un hombre bellamente asentado en la faz de la tierra. Me refiero a sus tiempos de formación con otro genio del diseño mundial, Eero Saarinen, nada menos que el creador de las inimitables sillas “Tulip”, junto a Charles Eames, que sigue produciendo la prodigiosa compañía de Hans Knoll.


Las estrictas y pragmáticas medidas de seguridad sanitaria implementadas por las autoridades de esta muy antigua y peculiar monarquía federal constitucional electiva (con designación del jefe de estado Real cada 5 años), me han llevado a dar paseos muy cortos y otros de índole libresca y virtual. Es la primera vez en mi vida, como en la de millones de personas ya, que viajar conlleva visos interiores. Y el literario ha prevalecido.


De tal modo que he ido procurando tener, en menos de un mes, una leve inmersión en este nuevo país para mi, a través de datos enciclopédicos, y consultas informales de la vida cotidiana, con autorizados compañeros y algunos amigos de amigos que han conocido Malasia y países aledaños antes de este fenómeno reclusivo. Ademas de bucear en internet -las librerías están cerradas y las entregas domiciliarias no son inmediatas; en Kuala Lumpur solo están abiertas ferreterías, restaurantes para llevar comida, farmacias y supermercados-.


En mi búsqueda encontré, además de tres autores locales que me aplicaré a leer (Muhammad Haji Salleh, Abdul Samad bin Mohamed Said, y Adibah Amin) un libro del célebre novelista y filósofo alemán, Hermann Hesse, que condensa los escritos de su primer viaje a la península de Malaca.

Los textos del gran autor de “Siddhartha” son de índole misceláneo. Hay hojas con 21 testimonios independientes de su diario, un largo relato y varios poemas traducidos al inglés por Sherab Chödzin Khon, quien en la introducción al libro “Singapore Dream”, considera este material de 1911 como si estuviera contenido en una botella lanzada al mar, y cuya recuperación nos produce azoro y felicidad; y conmigo atina. ¿Qué son 13 décadas desplegadas en una geografía que contiene restos prehistóricos de hace treinta y ocho mil años? y donde se han producido una zaga de relatos universales por su multiplicidad, lingüística y étnica, siendo uno de los crisoles de cultura mas ricos de la humanidad, con el influjo de pueblos originales mezclados con los de la India, China, y con el cruce de civilizaciones representadas por la Ruta de las Especies.


En ese orden de ideas, y fascinando con esa botella de revelaciones lanzada al mar en donde viviré algunos años, escribí una arbitraria versión de un poema (encerrando en endecasílabos dudosos la traducción de un texto de Herman Hesse, ya traducido del alemán al inglés) que representó una especie de bagaje para la redacción de sus obras futuras, a su llegada a esta misteriosa región, flanqueada al norte, por Tailandia, al suroeste por Sumatra, al este por Borneo, y al sur por Singapur. Nada más y nada menos que por cuatro talismanes cardinales capaces de fecundar el pensamiento con tradiciones milenarias:



EN EL ARCHIPIÉLAGO DE MALASIA

Mi casa está más cerca cada noche

Ante los ojos de mi sueño-feliz

Como si ese hogar aún fuera mío.

Y aún así, debo, y mucho, deambular

Bajo el ardiente sol de islas lejanas

Obligando hallar paz en mi corazón

Al ir cantándole y meciéndole

Como si fuera un niño empecinado.

Siempre es tan desafiante conmigo

Y nunca tendré la merecida paz

Por ser siempre tan débil y salvaje

Como son todos los niños del mundo.

                                                                                      

Edmundo font

@Edmundo Font


Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.



Más autores

Opinadores
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH