Pifzer, Moderna y AstraZeneca empiezan a trabajar en una nueva vacuna para combatir la variante Ómicron

|

Archivo - Un vial de la vacuna de Moderna contra el Covid-19

Vacuna de Moderna contra el Covid-19 @ep


La semana pasada se confirmó la aparición de una variante del Covid-19 mucho más mutada que las anteriores y la comunidad científica internacional está alarmada por la poca información que tienen sobre cómo se va a comportar: "Hay muchas cosas que no entendemos sobre esta variante", dijo Richard Lessells, médico de enfermedades infecciosas de la Universidad de KwaZulu-Natal en Durban, Sudáfrica, en una rueda de prensa organizada por el departamento de salud de Sudáfrica el 25 de noviembre. "El perfil de la mutación nos preocupa, pero ahora tenemos que hacer el trabajo para comprender la importancia de esta variante y lo que significa para la respuesta a la pandemia". 


Para comprender la amenaza que representa B.1.1.529, los investigadores seguirán de cerca su propagación en Sudáfrica y más allá. Científicos en Sudáfrica movilizaron esfuerzos para estudiar rápidamente la variante Beta, identificada allí a fines de 2020, y un esfuerzo similar está comenzando a estudiar B.1.1.529.


El equipo de Moore, que proporcionó algunos de los primeros datos sobre la capacidad de Beta para esquivar la inmunidad, ya ha comenzado a trabajar en B.1.1.529. Planean probar la capacidad del virus para evadir los anticuerpos que bloquean la infección, así como otras respuestas inmunes. La variante alberga una gran cantidad de mutaciones en regiones de la proteína de pico que los anticuerpos reconocen, lo que potencialmente reduce su potencia. “Sabemos que muchas mutaciones son problemáticas, pero muchas más parecen estar contribuyendo a una mayor evasión”, asegura Penny Moore, viróloga de la Universidad de Witwatersrand en Johannesburgo, Sudáfrica, a Nature . Incluso hay indicios de modelos informáticos de que B.1.1.529 podría esquivar la inmunidad conferida por otro componente del sistema inmunológico llamado células T, dice Moore. Su equipo espera tener sus primeros resultados en dos semanas.


“Una pregunta candente es '¿reduce la efectividad de la vacuna, porque tiene tantos cambios?'”, afirma Aris Katzourakis, quien estudia la evolución del virus en la Universidad de Oxford, Reino Unido. Moore asegura que se han reportado infecciones de avance en Sudáfrica entre personas que han recibido cualquiera de los tres tipos de vacunas que se usan allí, de Johnson & Johnson, Pfizer – BioNTech y Oxford – AstraZeneca. Dos viajeros en cuarentena en Hong Kong que dieron positivo por la variante fueron vacunados con el jab de Pfizer, según informes de noticias. Un individuo había viajado desde Sudáfrica; el otro se infectó durante la cuarentena del hotel.


Por ello, y viendo la elevada posibilidad de que Ómicron pueda evadir la inmunidad generada por las vacunas actuales, las farmacéuticas Pfizer, Moderna y AstraZeneca ya se han puesto en marcha para sacar una nueva inyección que sí sea eficaz contra esta nueva cepa. 


Pfizer-BioNTech


La alemana BioNTech, que junto con Pfizer ha desarrollado una de las vacunas más eficaces contra el COVID, ya ha empezado a investigar la variante Ómicron y confía en tener la nueva vacuna en aproximadamente cien días. 


En la farmacéutica entienden la preocupación de los expertos respecto a la nueva cepa, ya que es totalmente distinta a las conocidas hasta ahora. El laboratorio alemán ha afirmado que tendrá información suficiente sobre esta variante en aproximadamente dos semanas, y podrán confirmar si la vacuna que ya tienen en el mercado es eficaz contra ella o, si por el contrario, necesitan adaptarla. 


Moderna


Moderna también ha confirmado que está trabajando en adaptar su vacuna contra la nueva variante, temiendo que haya perdido eficacia. En un comunicado, la farmacéutica estadounidense ha explicado que Ómicron tiene un "riesgo potencial significativo para acelerar la disminución de la inmunidad natural e inducida por las vacunas". 


Sin embargo, a diferencia de su competidora Pfizer, Moderna no ha aportado información sobre cuándo podría estar lista esta nueva vacuna, aunque afirman que trabajarán para adaptarla lo más rápido posible.


Del mismo modo, plantean otras soluciones, como inyectar una dosis mayor a la actual o simplemente un refuerzo multivalente que incluya algunas de las mutaciones presentes en la nueva variante. 


AstraZeneca


El laboratorio británico es el que tiene el trabajo más avanzado respecto a una nueva inyección que proteja de Ómicron. En Oxford /AstraZeneca ya tienen lista una segunda generación de su vacuna que, actualmente, se encuentra en fase de pruebas, y cuyos resultados se darán a conocer en los próximos días. 


En caso de resultar eficaz, los investigadores de la companyía creen que también otorgará una fuerte protección contra la nueva variante. 



Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH