La conexión del tranvía y el Metro hasta Zona Franca, acuerdos principales de Colau y Puigdemont

|

Ada Colau y Carles Puigdemont


La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, y el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, han alcanzado este viernes impulsar la conexión Trambaix y Trambesòs así como las obras de la L9 y la L10 del Metro para que llegue a la Zona Franca.

 

En rueda de prensa después de su primera reunión de más de dos horas con Puigdemont en la Generalitat -y que ha calificado de cordial y fructífera-, Colau ha destacado que está dispuesta a que el Ayuntamiento participe en la financiación aunque sea competencia del Govern, aunque "debe haber un esfuerzo por parte de las dos partes".


Sobre la conexión del tranvía, han acordado la próxima firma de un protocolo "para que el tranvía sea una realidad cuanto antes mejor, a la espera de los estudios" que encargó el consistorio y que previsiblemente se cerrarán este febrero.


"Es competencia de la Generalitat pero es fruto de una situación complicada. La Generalitat es la competente, pero la obra quedó parada por cuestiones económicas", ha resaltado Colau, que ha explicado que Puigdemont ha delegado en el vicepresidente y conseller de Economía, Oriol Junqueras, la negociación de los detalles de la cofinanciación, tras lo que ha agradecido al líder municipal de ERC, Alfred Bosch, que apostara este jueves por incluir esta partida en el Presupuesto municipal.


Ha defendido que se "deberían hacer el máximo de estaciones posibles", y ha matizado que, si no se pudieran poner en marcha todas en una primera fase, se deberían priorizar las previstas en los lugares con más población, algo que ha dicho que podría ser una de las condiciones ante la cofinanciación.


Sobre la conexión del tranvía, Colau ha resaltado que han acordado la próxima firma de un protocolo en el marco de la Autoritat del Transport Metropolità (ATM) "para que el tranvía sea una realidad cuanto antes mejor, a la espera de los estudios" que encargó el Consistorio y que previsiblemente se cerrarán este febrero.


La portavoz del Govern, Neus Munté, ha coincidido con Colau en una rueda de prensa posterior en que el trazado de esta conexión lo debe decidir el Ayuntamiento porque afecta a la capital catalana, un debate ante el que el Gobierno de Colau apuesta por la avenida Diagonal, a la espera de las conclusiones de los estudios previos encargados.


FRENTE Y REUNIÓN COMÚN


Munté ha resaltado que Puigdemont ha hecho una "invitación a la alcaldesa de unidad de acción ante el Gobierno central", y Colau ha garantizado su plena colaboración en un frente común con el Govern para reclamar que se reactive la estación de La Sagrera, mejoras en Rodalies y el traspaso de la titularidad de la carretera B23.


"Ante el Estado, tanto si está el Gobierno en funciones como el Gobierno que sea, haremos un frente común, sobre todo en infraestructuras", ha dicho Colau --ha asegurado que también colaborarán en otras cuestiones concretas en las que puedan coincidir, ya que defiende que las administraciones deben ir juntas al margen de partidos e ideologías--, tras lo que Munté ha avanzado que solicitarán una reunión conjunta al Gobierno central con demandas conjuntas.


Ambas han destacado que se elegirá a un comisionado de la T-Mobilitat para garantizar la participación de los operadores públicos en el proyecto y han explicado que trabajarán para mejorar la coordinación entre Mossos d'Esquadra y Guardia Urbana, y que prevén que la comisión mixta entre Generalitat y Ayuntamiento se reúna en el segundo trimestre de este año, después de que lo hiciera en septiembre.


DEUDA


Colau ha destacado que ha situado con Puigdemont la deuda de la Generalitat con el Ayuntamiento en alrededor de 100 millones --el Govern contabiliza 95 y el Ayuntamiento 109, diferencia probablemente debida a cuentas de institutos municipales--, más de 40 millones más de los que la Generalitat reconoció tras la reunión que Colau mantuvo en julio con el expresidente Artur Mas, cuando la situó en 55 millones.


Tras destacar que contabiliza otros 30 millones por la reducción de las inversiones habituales de la Generalitat en la ciudad, la alcaldesa de la capital catalana ha detallado que la comisión mixta fijará un calendario de devolución de la deuda pendiente.


LA MODELO Y PLA DE BARRIS


Colau ha asegurado que no ha abordado con el también expresidente de la AMI la posibilidad de que la capital catalana se adhiera como observadora o mediante otras fórmulas a la entidad, y que tampoco han tratado el acuerdo sobre el Centro Penitenciario La Modelo, que asegura que se debatirá en la comisión mixta, ya que el convenio se debe revisar por motivos técnicos: "Puestos a revisarlo, revisaremos también el acuerdo político".


La alcaldesa ha trasladado a Puigdemont la necesidad de que el Pla de Barris promovido por su Gobierno municipal sea de ámbito metropolitano, y de impulsar la aplicación de la Ley de emergencia habitacional y pobreza energética --ha pedido que se forme a jueces--, tras lo que ha avisado: "Si vamos juntos, seguro que podremos avanzar mucho más ante todo el potencial de esta ley".


Tras recordar su apuesta por lograr pactos de estabilidad en el Ayuntamiento, Colau ha avisado de que, para que se puedan llevar a cabo los acuerdos alcanzados con el presidente, el Consistorio debe contar con un Presupuesto, ante el que defiende que se deben priorizar los asuntos de ciudad: "Si ponemos los objetivos por delante, entiendo que los Presupuestos vendrán detrás, porque todas estas cosas necesitan un presupuesto que las haga posibles".



Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH