Sant Jordi 2016: multitudinario, familiar y... soleado (hasta la tarde)

|


Libreros y floristas de la Rambla de Catalunya han asegurado este sábado a mediodía que el Sant Jordi de este año destaca por ser multitudinario --las lluvias que amenazaron durante toda la semana finalmente no se produjeron-- y familiar.


"A diferencia de otros años, el ritmo ha sido distinto, porque el día ha empezado más tarde y más lento", pero pasadas las 12 horas del mediodía costaba caminar por las principales arterias del centro de la ciudad, ha explicado la librera Marina, desde la Rambla Catalunya.


A su juicio, el perfil de visitante de la jornada de este año es más familiar y "más paseante" que comprador, aunque el balance habrá que hacerlo a final del día, ha confiado.


Precisamente con toda la familia ha venido Maria Pilar Daroca, desde Borges del Camp (Tarragona) para disfrutar por primera vez con sus hijas del Sant Jordi en la capital catalana, y conseguir una firma de Carles Capdevila, lo que confirma algunas tesis que apuntaban al turismo interior como amenizador de la fiesta.


"Está siendo una locura, pero una locura que no se vive con estrés, sino con alegría", ha exclamado la mujer en pleno atasco de paseantes y flanqueada por sus dos hijas, contentas de atisbar a lo lejos al escritor superventas 'Blue Jeans', pseudónimo del escritor español Francisco de Paula Fernández González.


Después de dos años de vivir en Italia, un catalán llamado Josep Maria se ha mostrado muy contento de poder "volver a vivir la fiesta" de Sant Jordi en la calle barcelonesa, aunque ha destacado que de vez en cuando siente agobio por la cantidad de gente que invade el centro de la ciudad.


Desde la librería Universal, el librero Ferran ha observado los nuevos patrones aportados por la fiesta en un día festivo, lo que ha animado a más familias y más ventas que cuando recibe las tradicionales visitas de escuelas.


EUFORIA DE ROSAS


Una florista de paseo de Gràcia, que a primera hora recelaba por la falta de visitantes, pasadas las 13.30 horas se mostraba "eufórica" por la cantidad de personas que paseaban por el centro barcelonés y que se sumaban a la tradición de regalar una rosa a seres queridos.


Algunos transeúntes se han quejado de que algunas calles del centro no se hayan cortado, lo que ha intensificado las aglomeraciones de personas en una jornada que se preveía atípica por caer en sábado y con amenazas de lluvia y que, finalmente, ha visto salir el sol y a muchos paseantes.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH