La nutrición oncológica, clave para pacientes diagnosticados de cáncer

|

Dra.RaquelNogues

La doctora Raquel Nogués.


Seguir una alimentación sana y adecuada es crucial para la persona diagnosticada de cáncer, puesto que el cáncer en sí mismo y los tratamientos necesarios para tratarlo, ya sean la cirugía, la quimioterapia o la radioterapia, afectan al estado nutricional de la persona.


“Es muy importante para el paciente con cáncer, mantener un peso adecuado y evitar la pérdida de peso. Una pérdida de peso de más de un 5% del peso previo al diagnostico, puede repercutir negativamente en el estado nutricional del paciente”, precisa la doctora Raquel Nogués, coordinadora de la Unidad de Nutrición de Centro Médico Teknon --Grupo Quirónsalud-- y endocrinóloga de las consultas de nutrición oncológica del Instituto Oncológico Teknon (IOT).


EFECTOS SECUNDARIOS DEL TRATAMIENTO


Los tratamientos con quimioterapia y/o radioterapia conducen, de manera habitual, a una pérdida del apetito (anorexia).


Además de la falta de apetito, durante la quimioterapia y la radioterapia, también suele ser frecuente la aparición de llagas (aftas, mucositis) en la boca, experimentar dolor al tragar, sufrir diarrea o estreñimiento. Y todos estos efectos secundarios pueden ocasionar pérdida de peso, aunque también aumento de peso.


AUMENTO DE PESO


Entre los pacientes que sufren estas alteraciones del peso, se encuentran las mujeres diagnosticadas de cáncer de mama, que suelen presentar aumento de peso durante el tratamiento de quimioterapia y el tratamiento hormonal posterior. “Y este aumento de peso no es conveniente, ya que puede repercutir negativamente en el pronóstico de la enfermedad”, explica la Dra. Nogués.


En caso de que se produzca esta ganancia de peso, en cualquier momento del tratamiento se pueden recomendar dietas hipocalóricas, con una ingesta adecuada de alimentos, para corregirlo.


PÉRDIDA DE PESO


Cancer peso

Los tumores del aparato digestivo (esófago, estómago, colon, páncreas e hígado) suelen provocar una pérdida de peso importante antes del diagnóstico y también debido al tratamiento aplicado (cirugía, radioterapia, quimioterapia).


Al respecto, la Dra. Nogués explica que “la alimentación adecuada tiene que proporcionar al paciente, las vitaminas y minerales, pero también las proteínas, grasas e hidratos de carbono para afrontar en las mejores condiciones el tratamiento”.


Los pacientes diagnosticados de cáncer de cualquier localización deben realizar una dieta baja en grasas saturadas y azúcares refinados; rica en antioxidantes, ácidos grasos omega-3 y proteínas de origen vegetal y animal.


“Hay dietas que se están proponiendo en los pacientes con cáncer que no tienen fundamento e, incluso, pueden ser perjudiciales para su salud. Son las dietas muy bajas, en hidratos de carbono o las muy altas en proteínas y grasas”, advierte la Dra. Nogués. 

Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH