Paro insoportable con políticas públicas insostenibles

Joan Carles Gallego
Secretari general de CCOO de Catalunya

Camarero


Empezamos enero conociendo los datos de paro registrado de diciembre de 2016: 453.645 personas registradas como desempleadas en las oficinas del Servicio de Ocupación de Catalunya (SOC), lo que significa una reducción interanual del 12% (62.023 parados registrados menos que hace un año).


A pesar de la bajada, los niveles de desempleo siguen siendo insostenibles, 170.700 personas sin trabajo más que en 2008, al inicio de la crisis. Aún estamos lejos de haber superado los efectos de la crisis, hay mucha gente que quiere trabajar y no puede hacerlo, porque no hay trabajo; la que se ofrece es (en su mayor parte) para trabajos de baja cualificación, de corta o muy corta duración y mal pagada. Muchos de los que están en situación de paro hace más de un año que buscan trabajo (larga duración); cerca de la mitad de las personas en paro no reciben ningún tipo de prestación.


Hay un número considerable de personas que desaparecen de las estadísticas de paro aunque no han encontrado trabajo: o bien están desanimadas y renuncian a mantener el registro, o bien han optado por salir del país a buscar trabajo, o bien no se computan porque están haciendo alguna actividad formativa (por eso la diferencia entre registro y encuesta de población activa o EPA). Por tanto, la reducción del paro no se traduce en empleo y menos en contratación estable, como evidencia el elevado porcentaje de nueva contratación temporal (cerca del 90% de los nuevos contratos). El empleo que se crea es escaso, precario y temporal.


Ni la economía muestra el dinamismo suficiente para dar trabajo (y de calidad) a todas las personas que pueden y quieren trabajar, ni la política está garantizando unos marcos laborales que respeten el trabajo de calidad y con derechos ni dota de suficiente protección social todas las personas que se encuentran en situación de desempleo. Es necesario que haya un giro en las políticas económicas y sociales del país para que impulsen la demanda interna, con un uso eficiente del sector público y con políticas salariales y de pensiones que mejoren las rentas disponibles.


La devaluación salarial y la precarización de las condiciones de trabajo impulsadas por la reforma laboral fomentan una recuperación desigualmente repartida y un modelo de crecimiento que se basa en actividades poco productivas y de poco valor añadido, que hacen negocio con el uso de la precariedad y la temporalidad. Encontrar trabajo no es garantía de poder llevar una vida independiente o salir de la pobreza.


Por eso urge derogar las reformas laborales, fortalecer la negociación colectiva, aumentar los salarios y el SMI, impulsar políticas de igualdad efectiva, garantizar los ingresos de la Seguridad Social y dotar a la renta garantizada de ciudadanía. Medidas interrelacionadas para dignificar las vidas, impulsar la demanda interna y la cohesión social.


Corresponde a los gobiernos, a través de las políticas públicas, promover un cambio de patrón de crecimiento de la economía: que se sustente en actividades de mayor valor añadido, respetuosas con las personas y el medio ambiente a partir de un incremento y reorientación de la inversión pública hacia la mejora de la calidad y el contenido tecnológico de las empresas y la sostenibilidad, promoviendo actividades que tienen que ver con servicios de alto valor añadido, impulsando los servicios a las personas, apostando por la rehabilitación y la eficiencia energética de viviendas y equipamientos, y potenciando un sector industrial diversificado con mayor presencia en sectores de futuro.


Es posible hacerlo, hay riqueza suficiente circulando en el país que se puede redistribuir y aplicar. Sin duda, es necesaria una reforma fiscal integral que grave de manera justa y proporcional personas y empresas y evite el fraude, para aumentar el ingreso público. Mientras tanto, los presupuestos de 2017, que ahora se debaten, si se quiere, pueden impulsar la creación de empleo, recuperar la calidad de los servicios públicos de salud, educación y dependencia, luchar contra la pobreza con la RGC, impulsar un plan industrial.


En Catalunya tenemos margen en la capacidad normativa sobre impuestos (sucesiones, IRPF y patrimonio) y tenemos necesidades y demandas sociales explicitadas.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.



Más autores

Opinadores
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH