Recordando a Petkoff

Óscar Hernández Bernalette
Diplomático

Bandera venezuela pared


Realmente nos golpea la partida de Teodoro. Fue importante para Venezuela. Su honestidad, valentía, espíritu de lucha y capacidad de enfrentar la adversidad y de evolucionar en su línea de pensamiento, lo convierte en uno de los venezolanos más importantes del siglo XX y parte del XXI. Sobraran en estos días líneas en los medios para reconocerlo y destacarlo. Quiero dejar testimonio de un recuerdo que aprecie de mi relación con este buen hombre que se nos fue un miércoles 31 de Octubre.


Recibí una llamada de mi buen amigo Víctor Hugo DPaola, para aquel entonces diputado por el MAS, para avisarme que Teodoro iba a Republica Dominicana y que toda vez éramos amigos me agradecía le diera apoyo. Le indique que lo haría por la admiración y la amistad pero además que por su condición de diputado era nuestra obligación como diplomáticos apoyarlo. Yo había militado en mis años de estudiante en el MAS y conocía Teodoro. Le recomendé, sin embargo, que dada su investidura le avisara a nuestra cancillería para que oficialmente el Embajador se viera en la obligación de darle las facilidades del caso. Así fue, una instrucción de Caracas se recibió ordenando apoyo el cual el Embajador Clavijo Ostos asumió dentro del marco de las rutinas de nuestro oficio.


Me pidió el embajador, adeco militante que me encargara de atender y apoyar al diputado. Durante unos cuatro días estuvo Teodoro en Santo Domingo y en su agenda se le incluyo una cena oficial que le brindaba la embajada en su calidad de parlamentario. Deferencias como estas entiendo ya no existen en la actuación de nuestras misiones.


La razón de la visita de Teodoro era principalmente para saldar una vieja deuda histórica que tenia dentro del liderazgo de la Izquierda Latinoamericana. Quería conocer en persona al Profesor Juan Bosch, líder dominicano fundador del Partido de la Liberación Dominicana (PLD) y una de las figuras mas destacadas de la Izquierda latinoamericana. Increíble pero nunca se habían conocido. Tuvo Teodoro la gentileza de invitarme a su entrevista privada y por que no llamarla, histórica , entre dos figuras que aunque con fisuras conceptuales para aquel entonces, si que gravitaban en la visión antiimperialista.


Fue un honor estar en esos días con Teodoro, lleno de energía y siempre con buenas historias. Su visita no termina en su partida. Días después me convoca el Embajador para informarme indignado que se había levantado por parte de un agente de inteligencia de nuestra Embajada, que hasta el momento ni me imaginaba que cumplía esas funciones, un informe a las autoridades sobre mi trajinar por Santo Domingo con el Diputado izquierdista Petkoff. Por supuesto el Embajador exigió se retirara el informe pues en su visión democrática tal actitud le aprecia un abuso, pero además mi actuación era apegada a instrucciones de nuestra Cancillería y a una elemental norma de respeto por todos las personalidades venezolanas

independientemente de su signo político. En estos tiempos nuestros funcionarios se aterran hasta de atender viejos amigos a su paso por el exterior por el solo hecho de que los acusen traidores a la causa de la revolución.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.


Más autores
Opinadores
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH