miércoles, 16 de octubre de 2019

En Andorra cambia más que el año

Robert Pastor

Avenida Meritxell Andorra


El cambio de calendario es algo más que un hecho convencional en Andorra. Con la legislatura actual a punto de terminar y presentado el proyecto de presupuestos para el 2019 aprovechando la mayoría que la coalición de gobierno mantiene al Consejo General (Parlamento) es evidente que la precampaña para las generales de la primavera ha comenzado.


Quedarán más de una decena de leyes decaídas, pendiente de la nueva configuración de la cámara del próximo año, pero dos de las más impopulares, la reforma laboral y la nueva norma y seguridad ciudadana salieron adelante porque eran suficientes los votos de Demócratas de Andorra (DA), aunque el Gobierno.


Sin embargo, la aprobación no implica acogida favorable. La prueba fue la manifestación multitudinaria (a escala andorrana) de un millar de personas convocadas por sindicatos y entidades sociales, en contra de las medidas que incluyen, por mencionar un ejemplo, un abaratamiento de la indemnización por despido improcedente, que esto de el despido libre previsto en la legislación nunca lo ha sido de hecho.


Tampoco ha podido ni empezar el juicio, o la serie de juicios, sobre el llamado asunto de la Banca Privada, otra vez aplazado "sine die" al aceptar el Tribunal Superior (equivalente al Supremo español) la recusación del abogado José Anton Silvestre nada menos que al presidente de la sala donde se iba a celebrar la vista, el magistrado Josep Maria Pijuan.


Después de una serie de maniobras del defensor que fueron interpretadas como dilatorias de la causa, Pijuan dijo al letrado que estaba "harto de sus maniobras" y, ahora sí, la máxima instancia ha encontrado indicios de falta de imparcialidad en el magistrado. Con ello los más optimistas sobre el calendario no cree que empiecen las vistas antes de la próxima Semana Santa.


Y, naturalmente, con los comicios al caer, el primero o el segundo domingo de abril --antes de la semana de Pascua para evitar la coincidencia-- ya ha comenzado la precampaña por donde suele acertar en el país pirenaico: por las maniobras de formación de listas de partidos y coaliciones, como suele ocurrir con más novedades de siglas que de personas, aunque esta vez hay bastantes significativas, de las unas y de las otras.


La aparición de un Podemos andorrano, con los primeros seguidores en las redes, puede ser la más llamativa, independientemente de su recorrido en forma de resultado. El anterior líder del Partido Liberal --tradicionalmente el más conservador--, José Pintado, heredero de una familia de San Julián, "clásica" en la política del Principado, encabeza ahora una nueva opción, con el nombre de "Tercera vía" . Y sin embargo se mantiene lo que queda de Partido Liberal, curiosamente en coalición con el Socialdemócrata (PS).


La explicación de esta alianza se explica por la normativa electoral tan peculiar del país, que incluye dos listas separadas: una nacional, proporcional directa y otra para cada una de las siete parroquias. En el caso de las territoriales, la lista más votada, más que sea por una sola papeleta, obtiene los dos representantes de la circunscripción. Y esto hace prácticamente imposibles los pactos "a posteriori" entre minorías.


De modo que, como es el caso, si el objetivo es descabalgar del poder la fuerza gobernante, las alianzas se establecerán antes, confirmando así el dicho de la política y los "compañeros de cama". Y esta vez, más aún que nunca, los pronósticos sobre la nueva configuración de mayoría en el Consejo General resultan más que arriesgados.


El actual jefe de Gobierno, Antoni Martí, no puede repetir porque ha agotado el plazo máximo de dos legislaturas enteras y consecutivas. El aspirante a la sucesión ya sido escogido: el ministro Xavier Espot, de Bienestar Social, Justicia e Interior --en otros lugares parecería incompatible la primera de las competencias con la tercera-- que, por supuesto, ya ha empezado a soltar mensajes en la multitud de apariciones públicas acumuladas desde que fue designado.


Decían de España, pero más diferente es Andorra.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.


Más autores

Opinadores
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH