miércoles, 13 de noviembre de 2019

Camino al 10-N: los indicadores 'macro' que ponen de los nervios al Gobierno

|

Los disturbios en Catalunya están acaparando toda la atención de los analistas políticos. Las legiones de politólogos y demóscopos que asesoran a los partidos sostienen que los graves altercados vividos en las calles de Barcelona serán un elemento que decantará la elección de los votantes el próximo 10-N. Sin embargo, la situación económica está dando señales de que será otro factor importante en la próxima cita electoral.


Nadia Calviu00f1o, ministra de Economu00eda (imagen de archivo)


Los indicadores 'macro' no están siendo demasiado halagüeños para las perspectivas de crecimiento económico planteadas por el Gobierno. De hecho, a principios de octubre la ministra de Economía, Nadia Calviño, ya sugirió que quizá el Ejecutivo tendría que revisar a la baja la previsión de crecimiento para España.


"No estamos hablando de un cambio sustancial de la realidad, más allá de una décima arriba o abajo lo importante es cuáles son las tendencias", aseguró la ministra. Los datos parecen ir en dirección contraria.


RÉCORD DEL DÉFICIT PÚBLICO Y EL AGUJERO DE LA SEGURIDAD SOCIAL


El déficit presupuestario de España se situó al final del 2018 en el 2,5% del PIB, lo cual supone una rebaja de medio punto porcentual respecto al desequilibrio registrado el año anterior, pero representa el segundo más grande entre los países de la zona euro, solo por detrás del 4,4% de Chipre y en el mismo nivel que Francia, según los datos publicados por Eurostat.


En cifras absolutas, el desequilibrio negativo de las cuentas españolas se redujo el 2018 a 30.495 millones de euros, ante el déficit de 35.138 millones del año precedente.


En el extremo opuesto, Luxemburgo contabilizó el 2018 un superávit presupuestario del 2,7% del PIB, mientras que Alemania y Malta registraron un saldo positivo del 1,9%.


Du00e9ficit superu00e1vit en los pau00edses de la Uniu00f3n Europea octubre 2019

Además, la situación financiera de la Seguridad Social también añade preocupación al gabinete, en este caso a la ministra de Trabajo, Magdalena Valerio. La deuda de las administraciones de la Seguridad Social ha superado por primera vez los 50.000 millones de euros, al cerrar el mes de agosto en 51.193 millones de euros, cifra un 46,8% superior al existente un año antes (34.863 millones de euros), según datos del Banco de España.


En valores mensuales (agosto sobre julio), la deuda de la Seguridad Social se incrementó un 2,5%, desde 49.944 millones a 51.193 millones de euros. De este modo, al finalizar el ejercicio del 2019, la deuda de la Seguridad Social superará previsiblemente los 55.000 millones de euros.


LOS EFECTOS IMPREVISIBLES DEL BREXIT


Ante estos indicadores macroeconómicos que señalan un trasfondo de crisis que no ha terminado de desaparecer, se suman incertidumbres de origen internacional que complican aún más el horizonte.


La guerra arancelaria desatada por Trump o las consecuencias imprevisibles del Brexit caótico podrían atenazar las exportaciones españolas o el turismo extranjero, factores especialmente sensibles a los vaivenes del exterior.


Ante este panorama inseguro respecto al porvenir de la economía nacional, la ministra Calviño ha querido dejar claro que el Gobierno tendrá como "prioridad número uno" elaborar un proyecto de presupuestos generales del Estado, documento que enviará a las autoridades europeas para que "lo puedan evaluar en profundidad".


Calviño quiere dar muestras de sosiego a tres semanas del encuentro de los españoles con las urnas. El Gobierno debe de considerar que ya tiene bastante con la intranquilidad en las calles de Barcelona, como para que la prima de riesgo también alarme a los electores.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH