​Rafael Ribó, un Síndic de largo recorrido

Carmen P. Flores

Se suele decir que la experiencia, sensatez y sentido común forman parte del bagaje de las personas con una cierta edad. Otros, en cambio, piensan que para algunos la vejez es la excusa perfecta para decir lo que le venga en gana. De todo hay en la viña no del señor -que no tiene culpa- sino en la del mundo, que cada día está más loco de atar.


“Cuando se hacen tonterías, esas por lo menos deben dar resultados”, decía muy convencido Napoleón, que de eso sabía bastante. Lo mismo debe pensar -¿piensa?- el Síndic de Greuges, Rafael Ribó, cuando estos días -en un alarde más de protagonismo unipersonal y con el fin de agradar a los políticos que lo sustentan- ha dicho que la culpa de las listas de espera en la maltrecha sanidad catalana la tienen los enfermos del reto de España, que hacen uso de ella. Lo ha soltado para alegría del Gobierno de Torra, que ya tiene quién justifique lo injustificable.


Hay que recordarle al Síndic que los desplazados del resto de España que hacen uso de la sanidad catalana representan un 1% del total. ¿Por qué vienen a Catalunya?. Por algo tan sencillo como que los centros de referencia del sistema de salud español, son Madrid y Barcelona. Por eso vienen y utilizan esos servicios. Por cierto, al centro de referencia de Madrid acuden más que a Catalunya y, sin embargo, la lista de espera allí es menor. Y segundo: que para cubrir los gastos de los desplazados existe el Fondo de Garantía Asistencial. Es cierto que este fondo ha tenido sus más y sus menos económicos, al que hay que poner remedio.


El presidente en funciones manifestaba el pasado año que el Fondo de Garantía aumentaría su aportación en 100 millones, pero con los avatares políticos se han mantenido en la misma cantidad que había, es decir, 3,7 millones de euros. ¿Volverá a ponerlo en la lista de prioridades si finalmente es investido?.


Rafael Ribó, el superviviente por excelencia de la política -por la vía del cambio ideológico que más beneficios personales le reportan- la ha vuelto a liar. No es nada nuevo en esta “figura” que por donde ha pasado ha dejado huella.


Fue liquidador del histórico y querido PSUC, que tanto dolió a los militantes históricos, para dar paso a ICV. Lo hizo y se quedó mirando al Parque de la Ciudadela, su siguiente destino. Su actuación allí no tuvo mejor éxito. Se quedó más tirado que una bayeta vieja. Sus antiguos compañeros no le perdonaron sus hazañas.


Ribó, que siempre tiene la capacidad de “reinventarse”, guardándose su altivez y su orgullo de clase, inició su particular peregrinación por los despachos de unos cuantos políticos de ideología diferente a la suya -¿tiene ideología?- sin gran éxito. Al final, determinada persona del PSC -la casa de acogida de los ex suqueros- lo propusieron para Síndic de Greuges.


La ambición del Síndic no tienen límites y su recorrido puede ser más largo que el recorrido del Transiberiano. Así que, viendo lo bien que se vivía en su nuevo cargo, con más viajes en su agenda que el presidente del Gobierno -hasta fue invitado a un partido de la Champions, Barcelona-Juventus, pagado por uno de los empresarios del 3%- no estaba dispuesto a renunciar a su cargo.

Por eso, pasó de comunista burgués, a pseudo independentista y en medio coqueteó con los socialistas. Toda una lección de honestidad política y defensa de los valores personales.

En su trayectoria como defensor de sus intereses ha dejado claro que las ideologías han muerto. Que él, como otros dirigentes, solo representan a una parte de la ciudadanía. Esa de la que puede sacar beneficio.



Con su edad y su trayectoria de luces y sombras, qué manera más triste de terminar su carrera política. Lo mejor que podría hacer es marcharse ya a su casa y pasar página de su partidismo en una institución que ha generado demasiadas dudas. Decía Mafalda que “nadie puede amasar una fortuna sin hacer harina a los demás”. Pues eso.


Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.



Más autores

Opinadores
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH