​La oposición abronca a Eloy Badia por su chapuza en la tasa de residuos que encarecerá el recibo del agua

|

Pleno del Ayuntamiento de Barcelona del 20 de diciembre de 2019


El pleno de Barcelona de este viernes 20 de diciembre ha sido intenso y no ha estado exento de polémica e intervenciones duras por parte de la oposición.


Entre las diferentes ordenanzas fiscales y otras medidas, el gobierno municipal de Barcelona (BComú y PSC) ha sacado delante de forma provisional la nueva tasa de servicios de recogida de residuos generados en los domicilios particulares. La aprobación de este nuevo impuesto ha salido adelante gracias a la abstención de ERC.


Esta nueva tasa -que pretende poder aplicarse en mayo de 2020- se cobrará a través del recibo del agua. Es el ‘impuestazo’ del concejal de Transición Ecológica de Barcelona, Eloi Badía, que Catalunyapress ya adelantaba en octubre.


UNA TASA DE RECOGIDA DE RESIDUOS EN EL RECIBO DEL AGUA


En Barcelona hay 760.000 hogares con contador doméstico de agua. De estos, 557.000 -un 73,3%- pagarán por este nuevo impuesto entre 27 y 51 euros al año –entre 2 y 4 euros por familia y mes, un precio que para Badia es “asequible”. El Ayuntamiento de Barcelona ingresará en sus arcas por este concepto un mínimo de 1,5 millones de euros y un máximo de 2,8.


Badia ha defendido que la tasa se calcule según el tipo de vivienda receptor del servicio de suministro domiciliario de agua, en función de su caudal nominal y los tramos de consumo del agua, uno de los aspectos más cuestionados por la oposición.


Eloi badia funeraria


El de consumo de agua es "el único indicador" de que se dispone y el que se usa en otras ciudades, según alega Badia. Precisamente es esta la parte más polémica de esta nueva tasa: el hecho de que se use para calcular el importe de la tasa en base al consumo del agua y no de la generación de residuos.


Esta nueva tasa local se añadirá a la tasa de alcantarillado, haciendo que el recibo final del agua se incremente, pese a las promesas de rebaja realizadas por el regidor Badia a los barceloneses y que este diario ha venido advirtiendo.


El portavoz de ERC, Jordi Coronas, ha pedido que se revise la propuesta para que sea una tasa por generación de residuos en vez de recogida de residuos y ha reclamado al gobierno municipal que se comprometa a implantar sistemas de control individual de generación y recogida puerta a puerta.


RECHAZO DE LA OPOSICIÓN POR SU AFÁN RECAUDATORIO


Aunque hoy su grupo ha votado en contra, la concejala de JxCat Francina Vila ha manifestado la disponibilidad a votar a favor si el texto que llega a aprobación definitiva "evoluciona en un buen documento" en que no pague lo mismo quien lo haga bien que quien no", como considera que ocurre ahora. Para JxCAT, se trata de una tasa puramente recaudatoria.


Más duras han sido las intervenciones de los demás partidos de la oposición. Para el grupo de Ciutadans, sería mucho más útil hacer campañas de concienciación para fomentar el reciclaje y no aprobar una tasa “como cuatreros” que responde al “afán recaudatorio del Ayuntamiento”.


Para el PP, la creación de esta nueva tasa “es una representación de cómo trabaja el gobierno municipal, con precipitación, con torpeza”. Aunque los populares están de acuerdo con la finalidad de esta tasa, no lo están ni en cómo se ha gestado ni cómo se presenta. Ven como un sinsentido el hecho de calcular el importe de la tasa en base al consumo del agua y no de la generación de residuos.


Por su parte, para Barcelona pel canvi, se trata de una propuesta “muy poco trabajada”. Comparten también el objetivo de reciclar, pero este tributo “es fruto de una mala técnica tributaria”.


Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

LO MÁS LEÍDO

logo insolito
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH