miércoles, 19 de febrero de 2020

Accidente químico en el polígono sur de Tarragona: lo que hay que saber

Genís Carrasco
Médico y escritor

La explosión en la empresa química Industrias Químicas de Óxido de Etileno (IQOXE) en el polígono de La Canonja ha provocado, según Protección Civil, al menos dos muertos y ocho heridos con quemaduras graves. El siniestro se produjo sobre las siete menos cuarto de la tarde del martes 14 de enero, causando una gran explosión y un fuego de grandes dimensiones.


Aunque en un primer momento, Protección Civil recomendó el confinamiento preventivo en siete municipios, posteriormente el limitó a La Canonja, La Pineda de Vila-seca, el barrio de Bonavista y la zona de la Universidad Laboral de Tarragona. Veinte y tres dotaciones de los Bomberos se han desplazado hasta el lugar de los hechos y están enfriando el tanque donde se habría producido la explosión, que contenía óxido de etileno. Según los servicios de emergencias, no hay constancia de que haya ninguna nube tóxica.


Explosión Tarragona Petroquímica


Desde la aflicción y la tristeza por un accidente que ha causado, hasta ahora, la pérdida de una vida humana y las lesiones a otros trabajadores, los ciudadanos deben saber que los planes de contingencia han funcionado y las medidas preventivas para la población han sido rápidas y adecuadas. A pesar de la confusión del momento, necesitamos serenidad. La alarma social que este tipo de accidentes provocan puede llegar a ser incluso más peligrosa que el siniestro en sí mismo. Por tanto, ahora es un momento de lógica tristeza e indignación, pero desde la serenidad que da el saber que todo está funcionando como es debido. Pronto, la actual confusión deberá dejar paso a la información fiable y a que se depuren las responsabilidades que sean necesarias.


Plan de emergencia para químicos (PLASEQCAT): confinamiento y prudencia


Desde Julio del año pasado no se activaba un plan de alerta por accidente químico. Cataluña reúne un importante tejido industrial que es uno de los motores económicos del país. Algunas de estas industrias son del sector químico y, aunque son razonablemente seguras, inevitablemente conllevan un cierto riesgo. Los accidentes por riesgo químico como el que acabamos de sufrir, requieren una respuesta ordenada, rápida y eficaz, por eso es muy importante que los ciudadanos sigamos los consejos de autoprotección que difunde Protección Civil y que recoge el protocolo del PLASEQCAT.


Autoprotección: el primer paso


Tal como recoge el PLASEQCAT, si un accidente nos puede afectar es recomendable que nos confinemos preventivamente hasta recibir otras instrucciones de las autoridades. Cerrar puertas y ventanas. Es preferible que nos encerremos en las habitaciones más interiores de la vivienda. Hay que desconectar los sistemas de climatización y ventilación. Si vive con personas mayores, con niños o con enfermos con problemas respiratorios, haga un seguimiento intenso de su estado de salud, especialmente en el caso de fuga tóxica. Evite acceder a los sótanos y partes bajas de los edificios y viviendas, siempre que las autoridades no recomienden el contrario a través de los medios de información. Esten atentos a las posibles restricciones en el consumo de agua del grifo que se puedan establecer.


Sintonice su emisora local de radio o una emisora de noticias, siga el Twitter de Protección Civil (@emergenciescat) y otros medios de comunicación para informarse de la evolución de la emergencia y de las acciones a seguir.


Si se producen problemas con el suministro eléctrico, debe tener preparado en casa un transistor y pilas de repuesto, así podrá recibir la información y los consejos de actuación.

Salga de casa cuando se lo comuniquen las autoridades (por radio o similar). No baje a los sótanos ni beber agua de los grifos, hasta que esté seguro de su inocuidad. Declarado

el fin del confinamiento ventile bien la vivienda.


Si hay riesgo para escape inflamable o explosiva, hay que ir a la parte opuesta al lugar donde se espera el siniestro. No utilice fuentes de ignición en el interior de la vivienda y apague la caldera de la cocina. Proteja los cristales haciendo una cruz con cinta aislante.

Bajar las persianas y echar las cortinas.


Óxido de etileno: un gas muy inflamable


El óxido de etileno es un gas a temperatura ambiente, incoloro y muy inflamable. Es tóxico para los ojos, las vías respiratorias y la piel. Se obtiene mediante oxidación catalítica (empleándose plata como catalizador) del etileno con el oxígeno del aire. Se utiliza como intermediario en la fabricación de etilenglicol, polietileno, film y fibra de terftalato de poliéster, como fumigante en la industria de la alimentación y como agente esterilizante en función de su sensibilidad al calor en los equipos e instrumental médico.


Este gas provoca principalmente irritación de la nariz, garganta y tracto respiratorio. También provoca en los casos graves efectos en el sistema nervioso central como dolor de cabeza, náuseas y vómitos. Con altas exposiciones, puede producir somnolencia, dolor de cabeza, debilidad, forma de caminar irregular y pérdida de conciencia. En los dos últimos supuesto hay atención hospitalaria urgente.


Primeros auxilios en caso de contacto


Los trabajadores que manipulan este producto son los que corren más riesgo en caso de fuga o deflagración. En caso de afecciones o exposiciones accidentales hay que prevenir los efectos lavando inmediatamente los ojos o la piel con agua abundante, y en el caso de ingestión, proporcionando agua abundante y con posterioridad solicitando atención médica inmediata. Si se produce inhalación grave o quemaduras importantes, se avisará a los servicios de emergencia para el traslado a un centro hospitalario. El personal afectado será retirado de la zona de emergencia y la ropa contaminada se sustituirá con la frecuencia requerida.


Rapidez y serenidad


Obviamente este tipo de catástrofes causan un gran temor, mucho nerviosismo e incertidumbre entre los ciudadanos afectados. Es comprensible, pero hay que actuar deprisa, pero con toda la serenidad que se pueda, intentando transmitir esa sensación de tranquilidad a nuestros conciudadanos.


La serenidad de nuestro comportamiento favorecerá la tranquilidad de las personas que estén a nuestro alrededor y ayudará afrontar situaciones tan difíciles como la del accidente a la Petroquímica de Tarragona.


Esperemos que este lamentable incidente no se cobre más víctimas en los próximos días.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.


Más autores

Opinadores
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH