jueves, 29 de octubre de 2020

COVID-19 y la salud de los emigrantes

Óscar Hernández Bernalette
Diplomático

Al ser los emigrantes un sector vulnerable, de cómo enfrentan la crisis de la Pandemia y cuáles políticas optan los países receptores es un tema de mucha preocupación en la comunidad internacional. Paralelamente a los múltiples estudios que se hacen sobre los efectos del virus se requiere conocimiento de los efectos en el marco de la movilidad humana para apoyar a los sectores sanitarios de los países a tomar medidas que garanticen no excluir a las personas recién insertadas, como parte de los contingentes migratorios y también a los que están en movilidad que pueden convertirse en un factor de mayor diseminación de la pandemia. Estudios han concluido, por ejemplo, que la salud de los emigrantes no se ha focalizado debidamente para la toma de decisiones públicas y la implementación de mecanismos que atiendan las necesidades migratorias.


Imagen de archivo de inmigrantes atendidos tras llegar en una embarcación a costas andaluzas.


En un estudio publicado en el 2018 de Waleed M. Sweileh con otros investigadores, con aportes de la Organización Internacional de Migraciones, concluyeron que efectivamente en los últimos años gobiernos, investigadores y defensores de los derechos humanos han estado inquiriendo sobre la situación de salud de los emigrantes y refugiados, no solo por lo que se refiere para mantener los niveles de salubridad, sino también como limitar la potencial capacidad de ser portadores de ciertas enfermedades que llevan a los lugares de origen sino con las que regresan cuando se dan procesos de emigración de retorno. El estudio detalle sobre investigaciones que se han hecho sobre enfermedades diversas que portan emigrantes y los cuales muchos de ellos que nunca fueron vacunados. Señalan enfermedades como la tuberculosis, hepatitis, rubiola, malaria entre otras. Las evidencias por igual les demostraron que la emigrante embarazada tenía aún más complicaciones. Esto sin tomar en cuenta que los estudios se realizan es sobre emigrantes que se dirigen fundamentalmente a países desarrollados. Suponiendo entonces que el impacto tanto para el país receptor como para el emigrante es peor en países con limitaciones o menor desarrollo.


Por otra parte, el seguimiento del estatus mental del emigrante es de una gran preocupación especialmente para aquellos que vienen de situaciones de guerra y de conflicto, pero incluso para la emigración regular que también son portadores de angustias y preocupaciones que se derivan de la incertidumbre y de la falta conocimiento con relación a los retos que tienen por delante.

De allí, que la actual pandemia abre una mayor inquietud sobre la suerte de millones de seres humanos que están en situación migratoria o de refugiados, muchos sin acceso a la salubridad y menos a sistemas de salud. De allí la importancia de desarrollar políticas púbicas que absorban esta realidad y el necesario esfuerzo de la comunidad internacional en no desmayar en el apoyo a estos contingentes de seres humanos que se movilizan incluyendo en tiempos de COVID-19.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.



Más autores

Opinadores
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH