Empieza una campaña con la vista puesta en pactos postelectorales

|

Los partidos catalanes se lanzarán la medianoche de este jueves al viernes a la campaña de las elecciones generales, que estará marcada por los pactos postelectorales que está dispuesta a hacer cada candidatura ante un Congreso que se prevé de mayoría socialista pero fragmentado.


Urnas 5


Según las encuestas, ERC parte como favorita en Catalunya y con la posibilidad de cosechar unos resultados históricos, pero su reto es traducir los sondeos en la realidad: en las catalanas de 2017 el escenario demoscópico era similar, y finalmente los republicanos cedieron ante JxCat y Cs.


El partido de Oriol Junqueras es consciente de que podría influir en la gobernabilidad en un pacto con el PSOE, y en la precampaña ya ha fijado que no pone "líneas rojas" a una eventual investidura de Pedro Sánchez (PSOE), pero insiste en un referéndum como mecanismo para desencallar el conflicto.


El otro aspirante es el PSC, comandado por la ministra Meritxell Batet y que en las generales de junio de 2016 cosechó sus peores resultados en unas elecciones al Congreso en Catalunya, mientras que ahora se dispone a revertir la tendencia aupado por las expectativas de Sánchez en toda España.


Las dos palabras clave de la candidatura son 'diálogo' y 'ley': Batet no se cierra a hablar con ningún partido para buscar una España gobernable, pero avisa a los independentistas de que, si son ellos los decisivos para dar estabilidad, ningún pacto podrá incluir referéndum ni independencia.


Los comuns, con la marca ECP y Jaume Asens de candidato, han ganado las dos últimas generales en Catalunya, pero ninguna encuesta les augura la posibilidad de repetir, y han centrado la precampaña en reivindicar que son la garantía de que el próximo Gobierno de España sea "inequívocamente de izquierdas" y no vuelva a aplicar un 155.


ERC y comuns compiten electoralmente pero coinciden en potenciar un mismo mensaje para convencer a los votantes: apostar por ellos es evitar que el PSOE pueda elegir a Cs como futuro socio de Gobierno y, según interpretan, virar hacia la derecha.


CS-PP


Cs acude a los comicios con Inés Arrimadas de candidata y con las promesas de volver a aplicar el 155 y de que solo pactará con el PP, pero también con un mensaje crítico hacia los populares y su gestión de Catalunya para lograr que el electorado les visualice como mejor alternativa.


El PP sorprendió eligiendo como candidata a una persona ajena al partido en Catalunya, Cayetana Álvarez de Toledo, que en los primeros debates se ha mostrado completamente a favor de pactar con Cs; y su principal reto será frenar el nuevo retroceso del PP catalán que vaticinan los sondeos.


Serán también las primera generales desde que CDC acabó, y sus siglas herederas, JxCat, se reivindican como la fuerza soberanista que está en mejor posición para que el independentismo tenga "capacidad negociadora" en el Congreso con el fin de culminar su proyecto político.


Una de las incógnitas de la campaña es si Vox logra representación en Catalunya: la nueva encuesta del Centre d'Estudis d'Opinió de la Generalitat (CEO) vaticina que en ningún caso lo conseguirá, mientras que la nueva del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) les augura 3 escaños.


Además, según la demoscopia, otras dos formaciones cuentan con posibilidades de irrumpir por primera vez en su historia con un escaño: el CEO vaticina que podría ser el Front Repúblicà --que integra a sectores de la CUP--, mientras que el CIS señala al Partido Animalista contra el Maltrato Animal (Pacma).


Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH