Banderita tú eres gualda…

Sergio Fidalgo

Uno nunca ha sido muy marcial. Si hubiera tenido que hacer el servicio militar seguro que no habría marcado el paso correctamente en ningún desfile. Las llamadas al orden que me hubiera llevado por mi torpeza habrían sido legendarias y me habría convertido en el hazmerreír de cualquier cuartel en el que hubiera estado. No vestí uniforme debido a mi miopía y el ejército español ganó en tranquilidad y en eficacia.


Eso no quiere decir que sea antimilitarista. De hecho me da mucha tranquilidad el saber que tenemos unas Fuerzas Armadas que velan por nuestro bienestar y por la preservación de nuestro sistema democrático. Nuestro planeta es peligroso, lleno de dictadores y presidentes totalitarios siempre dispuestos a ensanchar sus dominios. Y alguien tiene que impedir que acabemos esclavizados a las órdenes de cualquier patán que quiera jugar a ser el Emperador del Mundo.


Como la gran mayoría de ciudadanos no estamos dispuestos a coger un fúsil y correr el riesgo de que nos peguen un tiro, delegamos nuestra defensa en el Ejército. Unas Fuerzas Armadas que respeten la cadena de mando, que siempre tendrá en su cúspide a unos representantes escogidos por la ciudadanía española. Nuestros soldados no son un peligro para la democracia, son la garantía que podremos disfrutar de nuestras libertades.


En Cataluña hace ya años que se intenta deslegitimar al Ejército español. No por llevar armas, sino por ser una institución del Estado. Molesta su adjetivo de “español”, no que tengan tanques. A los nacionalistas de diverso pelaje les molesta que se informe a los jóvenes de las salidas profesionales que ofrecen las Fuerzas Armadas, que se hagan maniobras y, simplemente, que haya soldados con la rojigualda bordada en su uniforme.


Pero no duden que si hay “República catalana” habrá “Ejército estelat”. Y no tendrán ningún problema en un Salón de la Enseñanza en explicar a los estudiantes sus posibilidades profesionales.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.



Más autores

Opinadores
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH