martes, 28 de septiembre de 2021

La reválida de Rajoy podría estar en manos de Nueva Canarias

|

Rajoy investidura


Como se ha podido comprobar durante la campaña y a juzgar por el resultado electoral del pasado domingo, Mariano Rajoy es perro viejo y paciente. Su estrategia de permanecer impasible, de "caminar rápido" y correr despacio le funciona muy bien.


Y eso es lo que parece que hará en su personal carrera lenta por repetir como presidente del Gobierno. A pesar de las posturas enrocadas de PSOE y Ciudadanos --al todavía Unidos Podemos nadie le pregunta porque está "reflexionando"-- que sostienen que no apoyarán de ninguna manera al líder popular, vía abstención o con un 'no', lo cierto es que en el PP empiezan a ver claro que nadie se atreverá a forzar unas terceras elecciones.


Porque las cosas han cambiado mucho tras el 26J. La coalición de Podemos con Izquierda Unida no logró el tan ansiado 'sorpasso' al PSOE, sino más bien un auténtico tortazo de realidad. Rajoy ha salido reforzado de estos últimos comicios. Cuenta con 137 escaños --14 más que los logrados el 20D-- y, a partir de ellos, unos posibles ases en la manga.


Alternativas suficientes para que, esta vez sí, acuda a la llamada del Rey y acepte el cometido de someterse al debate de investidura. Su esperanza está en lograrlo en la segunda ronda.


TIENDE LA MANO A QUIENES LO RENIEGAN


Podemos vuelve a sus luchas internas, todavía demasiado en shock por su estrategia fallida de remixes ideológicos, susurros y catálogos de muebles. Los socialistas se agarran al clavo ardiendo de haber quedado segundos --a pesar de empeorar el ya desastroso resultado de diciembre-- y se huelen que al final les compensará quedarse en la oposición para curarse las heridas. Sánchez no se cansará de repetir que la culpa de todo es de Pablo Iglesias y que no sería por las veces que le tendió la mano y éste le mordió.


Rajoy ha tendido la mano tanto al PSOE como a Ciudadanos este lunes para lograr un “acuerdo estable” que ponga fin a la incertidumbre y que España tenga Gobierno como mucho a primeros de agosto para no amargarle las vacaciones a todos. "Aquí descartado no hay absolutamente nada", ha dicho el líder del PP. 


Lo hace desde su posición de ganador, que con velada saña hurga en las heridas de sus adversarios, que aseguraron y aseguran que con él, ni café. Así que, como ya ha hecho muchas veces el presidente del Gobierno en funciones, esperará. Llevará la situación al límite para ser envestido en el tiempo de descuento. ¿Por qué? Porque tanto Pedro Sánchez como Albert Rivera han prometido a sus electores que no habrá terceras elecciones.




EL DISPUTADO VOTO DEL SR. QUEVEDO


Además, a Rajoy le queda un as en la manga. El líder popular no espera ni necesita del PSOE para poder repetir. Y a los socialistas no le conviene. Así que la aritmética parlamentaria apuntaría hacia el apoyo del PNV, con cinco escaños; los 32 de Ciudadanos (porque ya que no ha podido hacerlo con Sánchez, pues lo hará con Rajoy; Rivera sabe muy bien cambiar rápidamente de opinión); y el de Coalición Canaria, que aportaría uno. 175 escaños.


En primera votación de investidura, del lado del 'no', estarían los 85 diputados del PSOE; 71 de Unidos Podemos y confluencias; nueve de ERC; ocho de CDC y dos de Bildu: empate.


Solo un escaño en juego para inclinar la balanza en un sentido o en otro. El que tendría la clave del desempate es el diputado de Nueva Canarias, Pedro Quevedo, que en la investidura anterior optó por apoyar a Pedro Sánchez.


Ahora tendría que pasarse al bando del PP, pero cosas más raras se han visto. Porque si la mitad del próximo hemiciclo –por lo menos de momento— ha expresado su voluntad de rechazar un Gobierno de Rajoy y del Partido Popular, todo el hemiciclo está de acuerdo en una cosa: nadie quiere unas terceras elecciones.


Por el momento Quevedo no descarta abstenerse. Con que lo haga en la segunda vuelta, ya sería suficiente. Rajoy habría ganado por la mínima. Recuerden el título del discurso del Nobel (gallego) Camilo José Cela en la recepción del Premio Príncipe de Asturias de las Letras en 1987: 'El que resiste, gana’.



Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH