Mas defiende la herencia de la Convergència que ha finiquitado

|

Artur mas cdc fired


Este viernes se ha celebrado el último congreso de la historia de Convergència Democràtica de Catalunya (CDC). 


Hasta el domingo se trabajará en la refundación del partido, que busca un lavado de imagen que intente diluir los casos de corrupción, recuperar su pérdida de votos y poder enderezar el timón de su deriva secesionista.


Una refundación en la que el cambio parece que será más cosmética que otra cosa. Porque la presencia de Artur Mas a los mandos seguirá ahí.


Como ha dicho el exalcalde de Barcelona, Xavier Trias, al recordar que deben liberarse de hipotecas" del pasado y también “pedir perdón”.


CDC NO DESAPARECERÁ DEL TODO


En cuanto a la desaparición de CDC, en realidad el partido no será totalmente finiquitado y seguirá existiendo como figura jurídica.


El partido cuenta con unos 20 millones de euros de patrimonio en sedes, de las que 15 están embargadas por los procesos judiciales abiertos por el caso del Palau de la Música.


Además, cuenta con derechos electorales derivados de sus cargos públicos elegidos bajo las siglas de CD e incluso de la extinta CIU. En concreto, cuotas de pantalla de las camapañas y subvenciones.


Estos diputados y concejales, desde el punto de vista jurídico, no podrán ser traspasados al nuevo partido.


Estas serán algunas de las cuestiones que tendrán que resolver este fin de semana, que deberá contemplar la conservación de una estructura de CDC para los procesos judiciales que todavía están abiertos y que se les avecinan. 


CATARSIS SIN AUTOCRÍTICA


Del expresidente de la Generalitat y líder de CDC no ha habido autocrítica ni razones claras por las que le da carpetazo a un partido con 42 años de historia. 


Artur Mas ha defendido este viernes la herencia que deja el partido por haber "transformado y cohesionado" Catalunya. En su intervención a puerta cerrada ha defendido la gestión de los últimos años de la dirección, cuyo informe se ha aprobado casi por unanimidad.


Ha atribuido a los gobiernos de CDC que Catalunya sea puntera en muchos ámbitos y ha constatado que el partido ganó en escaños todas las elecciones catalanas de 1980 a 2015, con diferentes fórmulas --en alusión velada a creación de JxSí--.


Mas también ha dicho que los convergentes también han sido "siempre" el partido con más alcaldes y concejales, y ha recordado que en las dos últimas elecciones municipales han ganado en alcaldes, concejales y con mayoría absoluta de votos.


Ni rastro, por lo tanto, de autocrítica por los casos de corrupción que han salpicado el partido, ni por la pérdida de fuelle que los ha llevado a matrimonios forzados con tal de seguir en el poder. 


"TENEMOS QUE PEDIR PERDÓN"


Xavier Trias ha abierto el congreso con un discurso que ha repasado la trayectoria del partido, desde una primera fase marcada por el liderazgo de Jordi Pujol y el 'pactismo' con varios gobiernos de España, hasta una segunda fase de Artur Mas marcada por la apuesta por el derecho a decidir y la independencia.


"Tenemos que pedir perdón y liberarnos de hipotecas del pasado", ha proclamado a comienzos del congreso.


El exalcalde de Barcelona, que entró a militar en el partido en 1979, ha señalado a Pujol como referente por su legado al frente de la Generalitat, por también ha aludido veladamente a los problemas del expresidente y su familia con la justicia que han salpicado al partido.


"Tenemos que pedir perdón y liberarnos de hipotecas del pasado", ha proclamado Trias, que se ha declarado triste y esperanzado a la vez: triste por poner punto y final a una formación histórica pero esperanzado por las expectativas que genera la nueva.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH