lunes, 9 de diciembre de 2019

El Vaticano como mediador

Óscar Hernández Bernalette
Diplomático

Vaticano venezuela


Cuando la razón y el dialogo se silencia comienza la barbarie. Fue acertada la propuesta de la MUD (oposición) en solicitar la mediación del Vaticano para resolver la tremenda crisis política que vivimos. Contar con su experticia en la solución de conflictos es un importante salvavidas y su éxito dependerá de la verdadera voluntad de las partes para aprovechar en su justa dimensión la objetividad de quien busca ayudar a superar la crisis.


El Vaticano es un actor atípico en una comunidad internacional en donde prevalece la fuerza y el poder. Siendo uno de los estados mas pequeños del mundo, sin casi extensión territorial, cuenta con una de las diplomacias más sofisticadas y una red de información basada es su estructura eclesiástica que abarca más de 800 millones de feligreses y un Cancillería representada en casi todos los países del mundo a través de sus nunciaturas apostólicas. Como alguna vez lo afirmó un diplomático, “el mejor lugar del mundo para escuchar”.


Cuenta con una tradición de mediación en distintos escenarios que incluyó eventos durante la Segunda Guerra Mundial, el conflicto de Beagle entre Chile y Argentina, la crisis de los misiles entre Estados Unidos, la Unión Soviética y Cuba, la reanudación de las relaciones entre Cuba y los Estados Unidos y ahora más recientemente la crisis de Venezuela.


El propio Cardenal Parolin ha propuesto como una de las tareas futuras del Vaticano, aprovechando su aparato diplomático, convertirse en una opción para prevenir y solventar situaciones que pudiesen degenerar en conflictos armados o en una guerra civil. Es precisamente en este último tema en donde está la mayor preocupación de la comunidad Internacional por la crisis de Venezuela. Los países amigos quieren evitar a través de la diplomacia preventiva a que se inicie una escalada de violencia.


La misión de Mons. Celli, como mediador, es la de generar confianza, ayudar en el proceso de negociación, de influir en la toma de decisiones sin tomar partido, desde sus perspectivas dar soluciones y evitar a toda costa una escalada. Pagaremos un alto costo como nación si no aprovechamos esta oportunidad. Venezuela no se merece seguir al garete. 

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.


Más autores

Opinadores
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH