Cuando la "casualidad" se llama Patxi López

Carmen P. Flores

Patxilopez 2


En muchas ocasiones, nada es lo que parece y en política todavía más. La lógica entendida como tal está excluida de la llamada clase política. Nada es casual, en la mayoría de los casos, las cosas se hacen en la oscuridad, sin luz ni taquígrafos y mucho menos transparencia. Después, los medios de comunicación son utilizados para difundir la buena nueva. Como la cosa más natural del mundo. Si hay alguna filtración interesada, los culpables son los periodistas, pero se olvidan que son los propios políticos los que facilitan esas informaciones a los "intrigantes" informadores.


Patxi López, el que había dicho en más de una ocasión que no se presentaría a las primarias -ahí están las hemerotecas- de pronto, sin esperarse, va y suelta el pasado sábado el bombazo de que sí concurrirá a las primarias para liderar el PSOE. Es como si de repente lo hubiera visitado la Santísima Trinidad, y "donde dijo digo, digo Diego". ¿Casualidad?, seguramente, pero como decía Friedrich Dürrenmat "cuanto más planifique el hombre su proceder, más fácil le será a la casualidad encontrarle".


¿Por qué se presenta Patxi López en la carrera de liderar el socialismo? Las aguas andan revueltas, no solo en la calle Ferraz y sus aledaños, sino en todo el territorio nacional por los resultados electorales, por el enfrentamiento de Pedro Sánchez con los que hicieron posible su caída y no quieren que vuelva, porque Susana Díaz no es una propuesta de consenso y porque hay que escenificar que ahora sí los militantes tienen que opinar. ¿Se cree alguien esta última? Los militantes, en el socialismo español, como en todos los partidos, solo están para votar, cotizar, levantar las manos en las asambleas -a lo que dice la ejecutiva- y ver. Oír y callar porque, si opinan lo contrario, le  buscan las vueltas para expulsar al "díscolo".


Rubalcaba no es ajeno a la operación ‘Patxi López’. Tampoco lo es el “brujo de la tribu”, Felipe González que, si en un primer momento -volvemos a las hemerotecas- apoyaba a Susana Diaz, ahora parece que ya no es su candidata. Lo mismos sucede con algunos históricos del partido que no quieren ni a Susana Díaz ni a Pedro Sánchez. Hablamos de Rodríguez Zapatero, Alfonso Guerra y parte de la vieja guardia socialista.


Los líderes territoriales están divididos. Catalunya no quiere a Susana Díaz -por mucho que lo disimulen-, tampoco están, ahora, por apostar por Pedro Sánchez y esperan otra propuesta. ¿Patxi López? El PSC dará soporte al que ellos piensen que les dará más protagonismo y les quite menos.


En Baleares hace tiempo que se olvidaron de Sánchez y Susana no es santo de su devoción. Están a la espera de… Euskadi, alejados ya del líder derrotado y sin simpatías por la califa andaluza, se ha postulado por su compañero López. Galicia bastante tiene con resolver sus problemas internos como para pronunciarse. Aragón y Valencia, "ni Sú ni Sá".


En el resto de territorios, algunos sí apuestan por Susana, pero los apoyos, como el viento, suelen cambiar de dirección, y como dijo "el brujo" González, no importan los nombres, sino los programas. ¿Se lo creen?


Lo cierto es que hasta el sábado solo había dos posibles candidaturas: Susana Díaz y Pedro Sánchez. Ahora hay una que es la de Patxi López, y dos incógnitas: ¿Será el vasco el detonante de la retirada de la candidatura de Pedro Sánchez? ¿Se producirá alguna sorpresa más? Lo veremos en los próximos días.


"Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo", decía Albert Einstein.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.


Más autores
Opinadores
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH