miércoles, 24 de febrero de 2021

La pobreza femenina: un elefante en la habitación

Noemí De la Calle
Diputada de Ciudadanos y portavoz de Asuntos Sociales e Igualdad en el Parlament

Mujeres


En inglés, 'elephant in the room' («elefante en la habitación») es una expresión metafórica que hace referencia a una verdad evidente que es ignorada o pasa inadvertida. También se aplica a un problema o riesgo obvio que nadie quiere discutir.


Hoy en día, hay un elefante que debemos ignorar si no queremos ser tachadas de feministas radicales: el de las servidumbres con las que las mujeres de este siglo tenemos que seguir cargando y la posición desaventajada desde la que partimos en el mismo momento de nacer. Los números no engañan: 7 de cada 10 personas que pasan hambre en el mundo son mujeres, la brecha salarial entre hombres y mujeres en España es del 26% y la tasa de pobreza femenina en Catalunya ha subido 3 puntos en un solo año. Y esto no solo nos afecta a nosotras: es un factor determinante de la pobreza infantil.


En pleno S.XXI seguimos teniendo problemas para conciliar nuestra vida laboral y familiar: sólo el 4% de los padres piden reducción de jornada por paternidad y el 95% de las personas que no tienen empleo por cuidar de dependientes son mujeres. Pasamos por ese momento de angustia de tener que plantearnos el elegir entre nuestra carrera profesional o la maternidad. Y si por un casual se nos ocurre optar por nuestra carrera, nos vemos sometidas a una presión constante que nos genera un sentimiento de culpa por no cumplir con nuestro papel reproductivo.


Así que a la falta de corresponsabilidad de las tareas de hogar, la difícil conciliación, la brecha salarial, las altas tasas de desempleo femenino, y la precariedad laboral, hay que sumarle la presión social ejercida debido a la alarmante baja tasa de natalidad que ha invertido nuestra pirámide poblacional.


No se trata de victimizar a las mujeres, sino de abordar las causas materiales que abocan a una tasa desproporcionada de ellas a la exclusión social. Es preciso encarar los hechos objetivos por los que la feminización es un factor de pobreza e ir a las causas estructurales para asegurar que las mujeres puedan libremente desarrollar su proyecto de vida en igualdad de condiciones. Una sociedad avanzada es aquella en la que nadie queda excluido y se garantiza la igualdad de oportunidades.


Por eso las políticas que facilitan las condiciones para la igualdad efectiva entre hombres y mujeres son políticas que, además, reducirían notablemente las tasas de riesgo de pobreza, mejorarían las condiciones de la infancia y facilitaría que las mujeres podamos desarrollar mejor nuestro talento. Desde Ciudadanos hemos logrado avanzar algo en este sentido: desde el 1 de enero el permiso de paternidad se ha ampliado hasta 4 semanas intransferibles. Pero es mucho lo que queda por hacer. Por eso hay que prestarle atención a ese elefante que tenemos en la habitación. No sólo por nosotras, sino por el conjunto de la sociedad.   


2 Comentarios

1

Con el dinero que defraudan los corructo se podría solucionar esta situación así como el resto de pobreza había que ser muy contundentes con esta lacra de corrupción.

escrito por Carmelo vico 26/abr/17    09:23
2

Condeno totalmente esta situación. Es vergonzoso; propio de una sociedad cavernícola.

escrito por Ismael GS 25/abr/17    23:23

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.



Más autores

Opinadores
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH