Carlos Ruiz y José Luís Atienza deben presentar su dimisión

Carmen P. Flores

Cuando alguien no tiene la conciencia tranquila porque ha realizado algún acto punible o no y trata de echarle la culpa a otro, hay un refrán popular que dice que “la mejor defensa es un ataque” y se queda tan tranquilo. Por eso, el alcalde de Viladecans, Carlos Ruizen el pleno extraordinario celebrado el jueves, para dar explicaciones del registro de algunas dependencias del Ayuntamiento, la detención del primer teniente de alcalde y primer secretario de los socialistas de Viladecans y su posterior renuncia a los dos cargos, fue todo un montaje, con toque de pito a militantes socialistas, cargos del ayuntamiento y estómagos agradecidos que ocuparon el 90 por ciento de los asientos destinados al público, para tener palmeros propios, por si acaso.


Mientras, el resto de los ciudadanos que querían entrar se quedaron fuera de la sala, en un espacio contiguo con una TV para que vieran desde allí las intervenciones de los grupos de la oposición y los dos que forman el equipo de gobierno, es decir, PSC e ICV. Todo muy transparente, democrático y caciquil…


La explicación del alcalde, totalmente leída, no dejaba nada a la improvisación. Debía ser la prescripción del numeroso cuerpo de abogados con el que cuenta este ayuntamiento y, por si no fuera suficiente, acude el famoso abogado Cristóbal Martell, el que defiende a los Pujols, Bustos y demás personajes que se han hecho famosos en los últimos tiempos…


La justificación del primer edil no tiene desperdicio. Es como si el tema no fuera con él, o el hecho es culpa de Joaquín GuerreroMintió, como hace siempre, cuando dijo que los concursos se han hecho con “transparencia” pública y se ajustan a ley. Él sabe que “las propuestas” han ido directamente a la comisión de gobierno que él preside, que en algunos casos, dos empresas del grupo INIPRO se presentaba y que otras empresas ni acudían a las convocatorias porque sabían quién iba a ser el “agraciado” del “concurso”.


Me ha llegado este comentario de un ciudadano de Viladecans que es muy gráfico: “Todavía me acuerdo cuando sacaron los primeros concursos para adjudicar llar d´infants municipales, no querían que todas fuesen adjudicadas a la misma persona (decían) y al final todas las tiene INIPRO. Me acuerdo cuando se presentó sin tener proyecto, personal y sin cumplir requisitos. La señora Teresa Sambola no tardó en huir de semejante Ayuntamiento viendo la mafia existente”. Teresa Sambola era la técnica responsable de Enseyament del Ayuntamiento.


En su día, el trasparente y democrático alcalde le quitó toda una serie de competencias al pleno -por votación de los dos partidos que gobiernan que son mayoría- para pasarlas a la comisión de gobierno, donde no están representados los partidos de la oposición y no pueden ejercer el control de las cosas que aprueban y por eso, Carlos Ruiz campa a sus anchas, como si fuera su “masía” particular. De esta manera, pasa lo que está pasando.


La potestad debe ser del pleno, no de la comisión, ni del alcalde, ni de ningún concejal. Pero en esa comisión de gobierno está el “honesto” José Luís Atienza, de ICV, cómplice de todo lo que está sucediendo porque deja hacer las cosas, o mira para otro lado. Pero eso no le exime de responsabilidades. También habló en el pleno como si él no tuviera nada que ver. Es un hipócrita de mucho cuidado. Por cierto, Atienza ¿aún tiene su mesa la Encarni en las dependencias municipales si la que le paga es Urbaser y no el Ayuntamiento? Todo muy legal y ético. La documentación oficial es demoledora.


No quiero terminar este artículo, material hay para un libro, sin decirle a Carlos Ruiz, a quien tanto le preocupan los cien trabajadores de Viladecans que trabajan en el conglomerado de INIPRO, que se preocupe de todas las empresas de la ciudad que no han tenido la opción de conseguir algunos de los múltiples concursos y que también tienen trabajadores de la ciudad. También, si tan preocupado está, ¿por qué los cargos directivos que tiene en el ayuntamiento son, el 90 por ciento, por no decir el 100%, de fuera de Viladecans? Sus mentiras ya no cuelan y lo que tiene que hacer es dimitir y que su dimisión no sea la única, que le acompañe José Luis Atienza, por inepto o por consentidor “de las presuntas irregularidades que se han cometido”. 

Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.



Más autores

Opinadores
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH