domingo, 15 de diciembre de 2019

La guinda de RR

Miquel Escudero

Cuatrofantasticos

De izquierda a derecha: Rodrigo Rato, Mariano Rajoy, José María Aznar y Luis De Guindos


Cuando el PP gobernó España con Aznar, tuvo un vicepresidente llamado RR. Éste, por su parte, D. Rodrigo Rato, licenciado en Derecho y master en Administración de Empresas por Berkeley, tuvo como Secretario de Estado de Economía a Luis de Guindos, economista y técnico comercial del Estado. Al volver al Gobierno el PP, siete años después, De Guindos regresó como ministro de Economía. Ahora ha publicado el librito España amenazada (Península), donde trata de su labor como ejecutivo público. Hay inevitables referencias a quien fuera su jefe, RR. Están muy medidas. ¿Dónde asoma el respeto, dónde la franqueza, dónde el interés?


De Rato, director general del FMI entre 2004 y 2007, subraya que “no es economista, ha sido sobre todo un político”. Logró ser presidente de Caja Madrid en 2010 -le pidió el puesto a Rajoy- “tras una negociación política de un año y medio y, en especial, una dura batalla interna dentro del PP, muy reveladora de lo que eran las cajas de ahorro en España” (donde, ni por asomo, hubo un solo banquero o gestor acreditado; situaciones inauditas). 


Dice que no tenía por qué ser un mal banquero: “¿Puede un político presidir un banco? La condición es que lo dirija como tal, y Rato no lo entendió así. Tardó tiempo en darse cuenta de que debía profesionalizar la gestión de la entidad”. Esto es todo, ¿se puede hablar, quizá, de fair play? Cuenta que al comienzo de 2012, Rato fue a verle a su despacho unas quince veces; constancia que no pasa de ahí. De Rajoy ensalza su pragmatismo: “procura no dejarse influir por intereses particulares o grupos de presión, lo que tiene mucho mérito cuando uno está en la cima política. Con ello marca una diferencia muy importante respecto de algunos de sus antecesores” (un plural que podría incluir tanto a Aznar como a Zapatero). 


El populismo no es, por supuesto, la única alternativa, ni la mejor, al estilo sibilino de De Guindos. Cuando refiere el Programa de asistencia financiera, procedente de la Unión Europea, destinado solo a los bancos, se cuela esta auténtica paparrucha, atiendan: “Los españoles han demostrado durante la peor recesión de la historia reciente una madurez y solidaridad que me ha dejado impresionado. Una sociedad así merece que sus gobernantes luchen por mantener el timón de mando”. 


En la órbita de la demagogia y con recochineo.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.


Más autores

Opinadores
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH